Su propia luz

 

Por: Javier Hernández 

Celeste López, una joven tímida y alegre, le temía a hablar en público. Si le hubieran dicho que, a sus 22 años, su trabajo sería dirigirse a niños, profesores y padres a través de la lectura en voz alta y la promotoría de la lectura por placer, no lo habría creído. “Es lo más difícil a lo que me he enfrentado, ¡Libros para Niños! me ha ayudado al tener que dirigirme a un público amplio, he crecido como persona y como profesional”, comparte.

Su trabajo está divido en dos partes, por la mañana, es Asistente de Programas de ¡Libros para Niños! en la ciudad de Ocotal y por la tarde, colaboradora en el Área Administrativa de la oficina. Por lo que sus días se van entre atender los niños que llegan al Rincón de Cuentos, hacer promociones de lectura, darle seguimiento a los otros Rincones de Cuentos y Puestos de Lectura.

 “Me satisface trabajar con los niños, es ver como se les ilumina el rostro al ver que uno les va a leer un cuento, ese cariño que te toman, ese reconocimiento de los mismos niños cuando me encuentran y me abrazan, todo ese cariño y el amor que uno como equipo de LPN recibe”. 

Durante sus cinco años de experiencia en ¡Libros para Niños! Celeste ha presenciado como el trabajo que se realiza, tiene frutos en la niñez. Como es el caso de Emiliano, un niño lector que asistía al Rincón de Cuentos donde Celeste atendía y que llegó a ganar a nivel nacional el Concurso de Lectura promovido por el MINED.

Con ¡Libros para Niños! Celeste ha logrado superar sus miedos e inseguridades, además de proponerse metas a futuro, también, el tener acceso a literatura variada, y su libro infantil favorito, Despereaux, “porque al final del cuento dice que las historias dan luz y que espera que el lector haya encontrado un poco de luz en ella