Flor de María López se acuerda de los dos primeros cuentos que leyó: El niño del bambú y El pétalo mágico. Le gustaban porque le hacían volar su imaginación. Ahora, tras 18 años de trabajar en ¡Libros para Niños!, sabe lo que es transmitirle ese sentimiento a los niños y las niñas: “leer ha sido mi vocación, ver que cuando llegás a una escuela o espacio de lectura, aquel montón de niños están deseosos de que les leás un cuento”.

 "Creo que siempre mi vida ha tenido mucho que ver con la lectura”, cuenta, razón por la cual cree profundamente en la misión de ¡Libros para Niños!: “te das cuenta de que la lectura realmente te cambia la vida. ¡Libros para Niños! propone una lectura divertida y entretenida pero a la vez es una fuente inagotable de conocimientos”.

Ella actualmente se encarga de darle seguimiento a los Espacios de lectura y Rincones de Cuentos que ¡Libros para Niños! y Plan Internacional han establecido en distintas comunidades  en Chinandega, Chontales, Madriz y San Rafael del Sur. También es la encargada del área de capacitación tanto a organismos o personas interesadas, como a las facilitadoras de ¡Libros para Niños!.

Su carrera en ¡Libros para Niños!

Sus inicios en esta organización se remontan a 1998, mientras era bibliotecaria y fue capacitada por ¡Libros para Niños! con el proyecto Dame de leer. “Al año siguiente empecé a trabajar con ellos, me gustaba mucho la forma, la visión que tenían con respecto al trabajo de la lectura, muy diferente al de las bibliotecas”.

Flor de María disfrutó su trabajo desde el primer año porque afirma que los niños y niñas son su fuerte, además de “poder llegar hasta las comunidades, a lugares donde los niños difícilmente tienen la posibilidad de tener una forma de recreación sana, bonita, divertida”. Y también disfruta haber podido capacitar al cuerpo docente de las Escuelas Normales del país y a las facilitadoras de LPN: “ayudar a que los maestros cambien un poquito la concepción que ellos tienen de la lectura, usar procesos de enseñanza no tan tradicionales ni verticalistas”. 

“Sapo enamorado” es su libro infantil favorito, aunque confiesa que cuando tenía 12 años quedó encantada con la colección de Julio Verne que había en la biblioteca de su comunidad, en Estelí. Desde entonces, se ha dado cuenta de que leer transforma la vida y les deja saber a niños y niñas “que tienen todas las posibilidades de soñar en ambientes de libertad”.

Uno de los orgullos de Flor de María, fue trabajar en el Proyecto “Transformando la Educación con Cuentos y Colores” que se realizó en conjunto con el Ministerio de Educación y FUNARTE, el cual consistía en capacitar a los docentes en las ocho Escuelas Normales del país. Mediante este proyecto se consiguió integrar en la currícula de la carrera de docencia la clase “Psicoafectividad a través del arte y la lectura libre”.

Lo que ella sueña con ¡Libros para Niños! es que tengan la capacidad de expandirse por todos los rincones del país. “Que los padres y los maestros vieran que tienen en ¡Libros para Niños! un recurso a su disposición para transformar la vida de niños y niñas”.