Una tarde de noviembre del 2012, mientras Aarón Blandón caminaba por una de las calles de su comunidad,  leyó un anuncio que cambiaría su vida: “Puesto de Lectura”, decía aquél rótulo pegado a la entrada del Puesto de Salud de la Comunidad La Colonia Número 2, en Rancho Grande, departamento de Matagalpa. 

“Entré y miré algunos libros. Fue cuando me acerqué a la facilitadora y le pregunté si se pagaba por ir a leer.  Así comencé a prestar libros, porque las facilitadoras  me explicaron que podía prestar libros sin pagar nada”  cuenta muy contento Aarón, mientras sostiene en sus manos, El día de Campo de don Chancho, cuento escrito e ilustrado por Keiko Kasza.

“Estos cuentos son divertidos y dejan una moraleja muy importante. Un mensaje bonito de uno de los libros es cuando Franklin se enoja con su hermana y al final encuentran una solución al problema”, comenta Aarón, quien acto seguido reflexiona y dice: “el enojarse con sus hermanos o amigos no resuelve de ninguna manera los problemas”.

Para este adolescente de 14 años, leer es una forma de entretenerse y aprender al mismo tiempo. Tan agradable ha sido su experiencia como lector, que se ha convertido en portavoz de la labor de ¡Libros para Niños! y ha invitado a sus amigos y compañeros de escuela a visitar el Puesto de Lectura.  

"Venir aquí me ha servido mucho porque en los libros hay palabras nuevas y eso me ha ayudado a mejorar mi manera de hablar, también algunos libros traen información importante para los estudios, como algunos del medio ambiente;  otros me ayudan en las matemáticas porque aparecen figuras geométricas y a través de éstos libros,  pude darme cuenta que los chinos inventaron el tangrama” .

Aarón ya sabe lo quiere ser  en  el futuro, los libros le ayudaron a descubrirlo. "Me gustaría ser escritor, hacer mi propio cuento y también ilustrarlo yo mismo” dice mientras sonríe y teje en su mente las historias que un día, contará a otras niñas y niños como él.

Aarón Blandón